Actualmente, el mercado digital en la Unión Europea se encuentra creciendo con actividades como el comercio electrónico, las plataformas on line, los sitios de descargas y las plataformas de pagos electrónicos.

Estas herramientas son utilizadas por las grandes compañías que buscan en el eCommerce una posibilidad de abrir y ampliar la capacidad de llegar a más y mejores clientes.

Sin embargo, se ha identificado un problema fiscal relacionado con los negocios digitales ya que la tasa fiscal relacionada con el eCommerce es menor de lo que pagan las grandes compañías tradicionales.

Esta situación afecta a las compañías que empezaron con esquemas tradicionales, las cuales dejan de ser competitivas al no poder igualarse las condiciones fiscales.

Desgraciadamente en la actualidad, el marco fiscal no encaja con la realidad que se vive en Europa y el mundo y muchas transacciones relacionadas con el eCommerce se mantienen al borde de la ley.

Esto no implica necesariamente que este tipo de comercio esté funcionando de forma ilegal sin embargo, la realidad es que no existe una ley que lo regule y la situación puede desencadenar fraudes e inequidades fiscales.

Ante este contexto, es de suma importancia realizar un planteamiento donde se consideren dos variables que influyen en el marco fiscal de las empresas: el nexus, es decir, dónde se crea cuando la presencia es virtual y no física; y el value creation, es decir, la forma de medir la creación de valor en cada lugar.

Ambos planteamientos se pueden desarrollar en dos escenarios. Por un lado, a corto plazo para actuar solo sobre ciertos servicios de forma puntual y moderada.

Esto consistiría en introducir impuestos en los países en los que se producen las ventas; el pago de impuesto en destino vía retenciones en los pagos a proveedores no residentes de bienes on line; y, nuevos impuestos sobre los ingresos materializados en cada territorio que incluyen las acciones publicitarias en la web.

El segundo escenario es a largo plazo proponiendo una adaptación a los niveles fiscales internacionales y someterlos a pequeños cambios y adaptaciones a lo largo del tiempo.

Esta nueva realidad implicaría un reajuste en las reglas de los precios de transferencia y la incorporación a la cadena de venta y producción de los nuevos activos intangibles dentro del eCommerce.

 

 

Referencias:

http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/8653975/10/17/La-competitividad-de-Europa-en-juego-en-el-mercado-digital.html

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cartera/economia/2017/07/8/ocde-pide-al-g20-atacar-evasion-en-economia-digital