No hay duda de que los países en vías de desarrollo juegan un papel relevante en la economía mundial, es por eso que las regulaciones relacionadas con precios de transferencia se han vuelto indispensables en transacciones económicas de carácter internacional.

La determinación de los precios de transferencia en la mayoría del mundo tiene su fundamento en el “principio de plena competencia” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Dicho principio establece que el precio de toda transacción que se realice entre compañías relacionadas debe acordarse considerando los precios y montos que se hubieran utilizado con o entre partes independientes en operaciones comparables.

Cuando se llevan a cabo operaciones comerciales entre varias empresas que pertenecen a un mismo grupo multinacional,  los precios pactados en dichas transacciones (de bienes, servicios o instrumentos financieros), pueden ser el resultado de decisiones administrativas y no de las fuerzas del mercado. Los precios de transferencia aparecen precisamente para evitar estas inconsistencias y proteger la base tributaria de cada país. El objetivo es determinar la correcta asignación de utilidades entre las compañías vinculadas involucrados en las transacciones en diferentes países. Basándose en el principio de plena competencia, los precios establecidos entre empresas relacionadas reflejarán los precios que hubieran surgido bajo las leyes de la oferta y la demanda.

En este sentido, las regulaciones se han vuelto más estrictas con el objetivo de que los grupos empresariales generen bases gravables justas para las Autoridades Fiscales de cada país y así evitar efectos de no tributación.

Y EN MÉXICO…

Desde los años 90, los precios de transferencia comenzaron a cobrar importancia en nuestro país a raíz de la apertura económica del comercio internacional.

Conforme México se fue convirtiendo en uno de los principales destinos de inversión extranjera de Latinoamérica, las autoridades fiscales requirieron una mayor atención en las operaciones fiscales de las partes relacionadas.

Actualmente, la regulación en materia de precios de transferencia en México se contempla en la Ley del Impuesto Sobre la Renta, principalmente en los artículos artículos 76 Fracciones IX, X y IX, 179 y 180, manteniendo un paralelo estrecho con las directrices de la OCDE.

El 1º de enero de 2016 entró en vigor el artículo 76-A, referente a la Obligación de la presentación de las nuevas declaraciones informativas en materia de precios de transferencia en línea con el Plan BEPS de la OCDE y el G20.

Referencia:

https://www.forbes.com.mx/hablemos-sobre-precios-de-transferencia/